Afrique Ameriques Asie Europe Moyen-Orient Internet
 
Naciones Unidas4.02.2005

China, Cuba y Zimbabue elegidas para examinar las violaciones de los derechos humanos en el mundo
Reporteros sin Fronteras denuncia una vez más la absurda culpabilidad de los mecanismos de la ONU

"En Naciones Unidas continúa la mascarada. Tres países, que se encuentran entre los más represivos del mundo en materia de derechos humanos, van a decidir las denuncias que pueden aceptarse, para presentárselas a la Comisión de Derechos Humanos", ha declarado Reporteros sin Fronteras.

Este año, China, Cuba y Zimbabue se sientan, junto a Hungría y Holanda, en el grupo de trabajo de situaciones de la subcomisión de derechos humanos de Naciones Unidas. Los cinco países se reunirán el 7 de febrero de 2005 para examinar las comunicaciones y denuncias recibidas en la ONU, relativas a violaciones de los derechos humanos.

"En Naciones Unidas continúa la mascarada. Tres países que se encuentran entre los más represivos del mundo en materia de derechos humanos van a decidir qué denuncias se aceptarán, y se presentarán a la Comisión de Derechos Humanos. Si no se tratara de un tema tan importante, la situación sería de lo más cómico", ha declarado Reporteros sin Fronteras.

"Desde ahora, ya sabemos que, en la 61ª sesión de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas no se estudiará ninguna denuncia relativa a las violaciones de los derechos humanos en estos tres países. Es muy grave, y no entendemos que la ONU deje que se hagan estas cosas", ha añadido la organización.

El grupo de trabajo de situaciones de la subcomisión de derechos humanos de Naciones Unidas se reunirá el 7 de febrero, para examinar las denuncias de violaciones de los derechos humanos, llegadas a la ONU a lo largo de todo el año. El grupo, por sí solo, decidirá acerca de un eventual reenvío de esas denuncias a la Comisión de Derechos Humanos que, del 14 al 22 de abril próximos, decidirá si condena públicamente, o no, a algunos Estados, por violación masiva de los derechos humanos.

La Comisión de Derechos Humanos no ha dejado de perder credibilidad, en los últimos años. En 2003 estalló un escándalo tras el nombramiento de Libia, para presidirla. En 2004, Reporteros sin Fronteras puso de manifiesto que, de los 53 Estados miembros de la Comisión, 25 ni siquiera habían ratificado el conjunto de textos -pactos, tratados, convenciones- que protegen los derechos humanos.

Reporteros sin Fronteras hizo algunas recomendaciones, para reformar la Comisión en profundidad. Entre otras cosas, la organización pidió que solo se sienten en ella los países que hayan ratificado el conjunto de instrumentos internacionales relativos al respeto de los derechos humanos y la supresión de las mociones de no-acción, que impiden cualquier debate sobre algunos países que violan masivamente los derechos humanos.