Afrique Ameriques Asie Europe Moyen-Orient Internet Nations unies
 
RusiaVladimir Putin
Presidente de la Federación de Rusia / Primer ministro

(JPEG) Tras ocho años al mando de Rusia, Vladimir Putin ha cambiado, a principios de mayo de 2008, el Kremlin por la Casa Blanca (sede del gobierno ruso), donde ejercerá las funciones de Primer Ministro de Dmitri Medvedev. El progresivo control de los medios de comunicación, gracias entre otras cosas al conglomerado público energético Gazprom, parece ya haber tocado techo. El pluralismo audiovisual no es más que una lejana quimera y la prensa informativa regional trabaja presionada por los gobernadores nombrados por el Presidente, o por los potentados económicos locales. No quedan al margen de la violencia ni siquiera las figuras más eminentes de los grandes periódicos nacionales. Anna Politkovskaya, reportera de Novaya Gazeta, es un triste ejemplo. La periodista, especializada en el conflicto chechenio y notoria crítica de la política del Kremlin en la región, fue asesinada a disparos el 7 de octubre de 2006, en su inmueble de Moscú. Aunque la fiscalía asegura que ha identificado a su asesino, todavía no se sabe nada acerca de los autores intelectuales del crimen. Desde la llegada al poder del antiguo oficial del KGB, en marzo de 2000, en Rusia han matado a dieciocho profesionales de la prensa. En cuanto al número de casos resueltos, sigue siendo desesperadamente bajo. A pesar de tan triste palmarés, Francia no dudó en condecorar al presidente ruso con las insignias de la Gran Cruz de la legión de Honor, en septiembre de 2006. Las declaraciones de Dmitri Medvedev hacen planear la incertidumbre en cuanto a su voluntad de mejorar las condiciones del ejercicio del periodismo en Rusia, y su compromiso con una prensa libre.

Predadores

Detrás de las violaciones de la libertad de prensa se esconden responsables y autores intelectuales. Ya sean presidentes, ministros, jefes de estado mayor, jefes religiosos o líderes de grupos armados, estos predadores de la libertad de prensa tienen poder para censurar, encarcelar, secuestrar, torturar y, en el peor de los casos, asesinar a periodistas. Para denunciarles mejor, Reporteros Sin Fronteras traza sus retratos.

Grupos armados islamistas
Afganistán, Irak y Pakistán
Abdallah Ibn al-Saud
Arabia Saudí
Ilham Aliev
Azerbaiyán
Alexandre Lukachenko
Belarús
Than Shwe
Birmania
Hu Jintao
China
FARC
Colombia
"Aguilas Negras"
Colombia
Kim Jong-il
Corea del Norte
Raúl Castro
Cuba
Issaías Afeworki
Eritrea
ETA
España
Yahya Jammeh
Gambia
Teodoro Obiang Nguema
Guinea Ecuatorial
Alí Jamenei
Irán
Mahmud Ahmadinejad
Irán
Las Fuerzas de Defensa israelíes
Israel
Nursultán Nazarbayev
Kazajstán
Chummaly Sayasone
Laos
Muamar El Gadafi
Libia
Star Force Police
Maldivas
Carteles de la droga
México
Grupos armados
Nepal
State Security Service (SSS)
Nigeria
Paul Kagame
Ruanda
Bachar el-Assad
Siria
Mohamed Dhere y Mohamed Warsame Darwish
Somalia
Al-Shabaab
Somalia
Gotabhaya Rajapakse, Secretario de Estado de Defensa
Sri Lanka
Las Fuerzas de Seguridad de la Autoridad Palestina
Territorios Palestinos, Cisjordania
La Fuerza Ejecutiva
Territorios Palestinos, Franja de Gaza
Zine el-Abidine Ben Alí
Túnez
Gurbanguly Berdymukhammedov
Turkmenistán
Islam Karimov
Uzbekistán
Nong Duc Manh
Vietnam
Robert Mugabe
Zimbabue