Afrique Ameriques Asie Europe Moyen-Orient Internet
 
Tùnez17.11.2005

La policía impide a Robert Ménard asistir al SMSI, militantes de Reporteros sin Fronteras han pegado un cartel gigante en el recinto de la Cumbre

Unos policías de civil han impedido físicamente al secretario general de Reporteros sin Fronteras desembarcar del avión, a bordo del cual acababa de llegar a Túnez La organización está indignada por la decisión y estupefacta ante el silencio cómplice de los organizadores del SMSI, y de Francia.

Reporteros sin Fronteras está indignada con la decisión de las autoridades tunecinas de rechazar al secretario general de la organización, Robert Ménard, a su llegada a Túnez. “También estamos estupefactos por la complicidad de los organizadores de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (SMSI) y, en cierta medida, de Francia, que no han hecho nada para garantizar su presencia en esa cumbre internacional. De una mascarada, el SMSI ha pasado a ser un escándalo”, ha indicado Reporteros sin Fronteras.

El 17 de noviembre de 2005, unos policías tunecinos de civil impidieron físicamente a Robert Ménard desembarcar del avión de Air France, a bordo del cual acababa de llegar al aeropuerto de Túnez. Un policía indicó al secretario general de la organización de defensa de la libertad de prensa que no podía descender porque “no disponía de acreditación para el SMSI”. Otro policía de civil grababa la escena, sin autorización de la tripulación de Air France.

Robert Ménard, a quien Naciones Unidas había entregado la acreditación número 10 30 191 para el SMSI, respondió que era falso. Los policías presentes en la puerta del avión, y en la pista, no le dieron ninguna otra explicación. El comandante de bordo de Air France pidió después a Robert Ménard que permaneciera en el avión, y le proporcionó un billete de regreso, para el mismo vuelo.

Robert Ménard debe llegar al aeropuerto de Roissy CDG (País) a las 14,20 horas, con el vuelo AF 1985.

No estaban presentes, para recibir a Robert Ménard, ningún organizador del SMSI, ni de la Embajada de Francia.

El 16 de noviembre, en un comunicado, el director del SMSI, Charles Geiger, indicó que Robert Ménard no era bienvenido al SMSI, aunque sus servicios le hubieran dado una acreditación. El funcionario de la ONU se amparaba en las alegaciones de las autoridades tunecinas, según las cuales en Túnez existe una denuncia contra Robert Ménard. Según confesó, Charles Geiger no ha verificado personalmente si existe, o no, esa denuncia. Por otra parte, el Decano del Colegio de Abogados de Túnez indicó al abogado de Reporteros sin Fronteras que nunca ha estado al corriente de tal denuncia.

Por su parte, el Ministro de Asuntos Exteriores francés, Philippe Douste-Blazy, había dicho a Robert Ménard, la víspera de su partida, que el gobierno quería facilitar su presencia en el SMSI. Pero, la Embajada de Francia en Túnez declaró hoy a Reporteros sin Fronteras que no ha recibido ninguna consigna particular para recibir al secretario general de la organización.

En este momento hay cinco representantes de Reporteros sin Fronteras en el SMSI de Túnez. Fueron acreditados al mismo tiempo que Robert Ménard. La organización internacional, co-galardonada con el Premio Sajarov de Derechos Humanos del Parlamento Europeo en 2005, dispone de estatuto consultivo en Naciones Unidas.

El 17 de noviembre de 2005, unos militantes de Reporteros sin Fronteras han pegado, en el recinto de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (SMSI), un cartel gigante que representa “los agujeros negros de la Web”.

Los miembros de la organización pegaron, en el suelo del pabellón de exposiciones, en medios de los stands de los Estados que participan en la cumbre, un cartel de 2x3 metros. La imagen representa a los quince enemigos de Internet, los Estados que se burlan de la libertad de expresión en la Red. En esos “agujeros negros de la Web” existen sitios censurados, se han impuestos medidas draconianas de filtrado y los ciberdisidentes o internautas se ven acosados, y encarcelados.