Afrique Ameriques Europe Moyen-Orient Internet Nations unies
 
Bangladesh17.06.2002

Una violencia exacerbada pone en peligro la libertad de prensa
Balance de los atentados contra la libertad de prensa

Bangladesh es, con mucho, el país más violento del mundo con la prensa, con al menos 145 periodistas agredidos y amenazados de muerte, un reportero asesinado, dieciséis redacciones y clubes de prensa atacados y cuatro periodistas detenidos por las autoridades, en poco más de ocho meses. "No pasa un día sin que la prensa anuncie una agresión o una amenaza de muerte contra un periodista", subraya Nayeemul Islam Khan, responsable de la redacción del diario Ajker Kagoj. Esta violencia endémica contra los profesionales de la información representa una amenaza para la libertad de prensa. Paradójicamente, este país del Sur de Asia nunca ha tenido un pluralismo informativo tan grande como ahora. En efecto, la prensa escrita y los medios de comunicación electrónicos, y sobre todo la televisión, han experimentado un despegue muy positivo, durante los últimos cinco años.

Una misión de investigación de Reporteros Sin Fronteras (RSF) visitó Bangladesh, entre el 3 y el 10 de marzo de 2002, y pudo entrevistarse con periodistas, directores de publicaciones, defensores de los derechos humanos, abogados, el Ministro de Justicia, el portavoz del gobierno y algunas familias de periodistas asesinados. La misión se llevó a cabo en colaboración con el Centro Bangladesh para el Desarrollo, el Periodismo y la Comunicación (BCDJC), miembro de la Red RSF.

"La situación de la seguridad es dramática en general", precisó un diplomático europeo destinado en Dhaka. Y así, la criminalización de la vida política costó la vida a 280 personas, tan solo en el mes de febrero de 2002. No parece que nada pueda frenar la violencia contra la prensa. Porque acusan a la prensa nacional y local por el trato que dan a asuntos cruciales para el país, especialmente la corrupción, la colusión entre los políticos y el crimen organizado y la violencia inter-religiosa.

Los autores del 90% de las agresiones han sido identificados: militantes políticos, grupos mafiosos, delincuentes, fuerzas del orden. Según Bulbul Monjurul-Ahsan, director de la organización de defensa de la libertad de prensa bangladeshí Media Watch, esa violencia se debe principalmente a los principios de vasallaje y de protección que regulan las relaciones entre la clase política y los medios mafiosos. "Los pequeños mafiosos, desde que disfrutan de la protección de políticos locales y funcionarios, se permiten todo; entre otras cosas, agredir a los periodistas. Cada vez resulta más difícil decir si los ataques están inducidos por los políticos o son a iniciativa de los delincuentes", explica Bubul Monjurul-Ahsan. Según él, si la violencia reapareció en octubre de 2001 fue porque los grupos de delincuentes, después de limitarse a cambiar de nombre, pueden continuar con sus fechorías, con total impunidad.

Esa complicidad entre algunos responsables políticos y mafiosos se ilustra con las amenazas de muerte recibidas por Rafiqul Bahar, periodista de Prothom Alo, en Chittagong (sudeste del país). El 26 de febrero de 2002, el diario publicó en primera página una foto del Ministro del Interior, Altaf Hossain Chowdhury, durante un mitin público. Detrás del ministro aparecían dos delincuentes, buscados como asesinos, que disfrutan de la protección de las autoridades locales. Sus caras estaban rodeadas por un círculo rojo. Pocos días más tarde, el 4 de marzo, el periodista recibió un paquete, que contenía un sudario. "Una amenaza de muerte directa, confirmada por las llamadas al teléfono móvil del periodista, y por un documento escrito", cuenta el redactor jefe de ese periódico independiente. Sin preocuparse por la seguridad del periodista, el Ministro del Interior criticó el "profesionalismo" de los reporteros, pero no dijo ni una palabra sobre la presencia de los criminales junto a él. Igualmente, un responsable local del Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP), advirtió a los periodistas que publicaran "noticias falsas".

Sin embargo, nunca ha estado tan diversificado el paisaje mediático de Bangladesh. Según el Ministerio de Información, en el país existen 294 diarios nacionales y locales. El más importante es el Dainik Jugantor, con una tirada de 270.000 ejemplares. Le siguen el Prothom Alo, con 220.000 ejemplares, y el Dainik Ittefaq, con cerca de 200.000. Entre las diez tiradas mayores se encuentran Dainik Janakantha, Dainik Inqilab, Bhorer Kagoj y Ajker Kagoj, pero ningún diario en inglés. Igualmente, el país cuenta con dos televisiones hertzianas, una pública y otra privada, varios canales que transmiten por cable o satélite, y dos emisoras de radio. Por otra parte, en los últimos cinco años, la prensa escrita se ha modernizado. Como subraya Saleem Samad, corresponsal de RSF: "Los periodistas están mejor formados y son más valientes. Por tanto, se exponen más cuando abordan temas delicados. La clase política, sobre todo la local, es incapaz de aceptar estos cambios positivos".

Dejando aparte la autocensura, debida principalmente a la violencia ejercida contra la prensa, los medios de comunicación de Bangladesh no están sometidos a ningún control. Sin embargo, los sucesivos gobiernos nunca han liberalizado realmente el sector de las ondas radiofónicas. Aparte de la radio nacional, solo existe una radio privada, Metro Wave, que no emite informaciones políticas.

Entre los países del Sur de Asia Bangladesh es, sin duda, uno de los más adelantados, en términos de pluralismo informativo. Pero la deliberada violencia contra los periodistas amenaza a la libertad de prensa, adquirida en 1990. Salir de esa espiral de violencia es una responsabilidad que incumbe al gobierno que, en primer lugar, tiene que dejar de proteger a los criminales que atacan a los periodistas.

Conclusiones y recomendaciones

Los periodistas son los primeros en denunciar la criminalización de la vida política. También son los primeros en pagar el pato. Al menos ciento cuarenta y cinco de ellos han sido agredidos, o amenazados de muerte, desde la llegada al poder de la Alianza, dirigida por el BNP y el Jamaat-e-Islami. El sistema político, paralizado por el boicot de la oposición al Parlamento, también es fuente de violencia contra la prensa. "Hasta 1990 se nos imponía un sistema de partido único. Hoy, se nos pide que elijamos a un partido único. Y eso tiene repercusiones para la prensa. Porque los periodistas se ven obligados a elegir su campo", subraya Matiur Rahman, redactor jefe de Protom Alo. Atrapada en este sistema binario, la prensa intenta cubrir lo mejor posible la difícil situación del país.

Todos los observadores de la libertad de prensa son pesimistas, en lo que se refiere a la posibilidad de una mejora en la seguridad de los periodistas. "El Ministerio del Interior se limita a hacer declaraciones de principios, o a actuaciones paternalistas, para luchar contra la violencia", afirma el redactor jefe de Protom Alo. "En este país, los políticos se exhiben en público junto a las víctimas pero, en realidad, mantienen relaciones de complicidad con el crimen organizado. Están creando un Frankestein que acabará por devorarles", afirma Alhaj Liaquat Alí, director del diario regional Purbanchal.

RSF considera que, a la vista de los graves incumplimientos cometidos por las autoridades nacionales y locales en los casos de Shamsur Rahman, Tipu Sultan y Prabir Shikder, el gobierno, y especialmente el Ministerio del Interior, son responsables de la impunidad que disfrutan los asesinos y los agresores de periodistas. Este clima de impunidad propicia el mantenimiento de una violencia constante contra la prensa. Y, como subrayaron muchos periodistas entrevistados por RSF, "es imposible trabajar con una pistola en la sien".

Recomendaciones a las autoridades de Bangladesh

-  1. RSF pide que los partidos en el poder exijan, a sus partidarios, el cese de cualquier violencia contra la prensa;
-  2. RSF recuerda al gobierno sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos, entre otros el Pacto Internacional relativo a los derechos civiles y políticos y la Convención contra la tortura y otros castigos y tratos crueles, inhumanos y degradantes;
-  3. RSF pide la abrogación de todas las leyes de excepción, que permiten condenar a los periodistas a penas de cárcel por sus escritos, en procedimientos contrarios a las normas de la justicia internacional;
-  4. RSF sugiere la creación de una celula especial, en el Ministerio del Interior, para recibir las denuncias de los periodistas agredidos;
-  5. RSF pide que se respete la voluntad de la familia del periodista asesinado Shamsur Rahman (foto): que no se revise la investigación y se abra un proceso, en el menor tiempo posible; image 106 x 142 (JPEG)
-  6. RSF pide que se pongan todos los medios posibles a disposición de los investigadores y de los jueces, para que se instruyan y juzguen los casos de Prabir Shikder y Tipu Sultan;
-  7. RSF requiere que se anulen las nuevas disposiciones, relativas a los visados de prensa para los periodistas extranjeros, que representan una seria traba para su trabajo;
-  8. RSF exige que sea anulado el cargo de "sedición" contra Shahriar Kabir, periodista y militante de los derechos humanos; image 81 x 31 (GIF)
-  9. RSF exige el fin de las presiones políticas y financieras sobre los medios de comunicación independientes, especialmente sobre el Dainik Janakantha.

Recomendaciones a la Unión Europea, a Estados Unidos y a los países donantes

-  1. RSF pide que las ayudas aportadas al gobierno bangladeshí estén condicionadas al respeto a la libertad de expresión;
-  2. RSF desea que los representantes de Estados Unidos y de la Unión Europea en Bangladesh condenen públicamente las detenciones y agresiones de periodistas, llevadas a cabo por militantes de los partidos en el poder o por las fuerzas del orden;
-  3. RSF recomienda un apoyo a las organizaciones que defienden la libertad de prensa.

Recomendaciones a los periodistas bangladeshíes

-  1. RSF condena cualquier incitación a la violencia, a través de los medios de comunicación;
-  2. RSF condena igualmente las críticas, a veces virulentas, de algunos medios cercanos al gobierno, contra publicaciones y personalidades que critican pacíficamente a las autoridades;
-  3. RSF condena el apoyo aportado, por determinados periodistas, a grupos organizados implicados en agresiones o amenazas de muerte de colegas;
-  4. RSF recomienda una cobertura rigurosa y objetiva de los acontecimientos, considerando que la politización de la prensa puede comprometer un apaciguamiento de la violencia política.




Communicados Asia
17.04 - Corea del Norte
Dos periodistas norteamericanas llevan un mes detenidas
11.03 - China
Impiden a la prensa extranjera trabajar en las zonas tibetanas
23.02 - Filipinas
Asesinan a un periodista radiofónico en la Isla de Mindanao
20.02 - Burma
On eve of major amnesty, call for release of 16 journalists and cyber-dissidents
9.02 - Tailandia
“Liberad a Harry Nicolaides”
Informe(s)
2.04 - Pakistan
Misión de investigación en el Valle de Swat, el “valle del miedo”
16.03 - Afganistán
Siete años de gobierno de Hamid Karzai : ¿qué beneficios para la libertad de prensa ?
21.01 - Sri Lanka
Las organizaciones internacionales de defensa de la libertad de prensa condenan la “cultura de impunidad e indiferencia” que existe en Sri Lanka
10.10 - China
Informe de investigación : "Viaje al corazón de la censura de Internet"
24.08 - Sri Lanka
"Jaffna : una prensa bajo la influencia del terror"
19.07 - Maldivas
Una prensa dinámica bajo presiones
30.09 - China
Xinhua: la mayor agencia de propaganda del mundo
2.05 - Filipinas
52 periodistas muertos desde la vuelta de la democracia
22.10 - Corea del norte
El periodismo al servicio del totalitarismo
12.05 - China
Vivir peligrosamente en la Net
12.11 - Afganistan
Al cumplirse un año de la caída de los talibán ¿dónde está la libertad de prensa?
28.03 - Nepal
Torturas, detenciones arbitrarias y autocensura

Firmar las peticiones
25.01 - China
Hu Jia
29.01 - Birmania
Nay Phone Latt y Zarganar
8.04 - Tailandia
Suwicha Thakor
25.01 - Afganistán
Sayed Perwiz Kambakhsh

los archivos asia
Archivos 2009
Archivos 2008
Archivos 2007
Archivos 2006
Archivos 2005
Archivos 2004
Archivos 2003
Archivos 2002